10 falacias sobre la privacidad en Internet

Por Paul H. Rubin

La privacidad en Internet es un tema constante de discusión pública, y el Congreso de Estados Unidos siempre está considerando más regulaciones relacionadas con el uso de información sobre los hábitos, intereses o preferencias de la gente en la web. Desgraciadamente, estas discusiones conducen a muchos errores. A continuación destaco 10 de los más importantes:

1) La privacidad es gratis. Muchos defensores de la privacidad creen que el almuerzo es gratis, es decir, que los consumidores pueden obtener más privacidad sin dar nada a cambio. Y no es así. Hay una sólida compensación entre la privacidad y la información: cuanta más privacidad tienen los consumidores, menos información está disponible para su uso en la economía. Ya que la información ayuda a los mercados a funcionar mejor, el costo de la privacidad es mercados menos eficientes.

2) Si la privacidad tiene un costo, este costo lo asumen las compañías. Muchos de quienes admiten que las regulaciones sobre privacidad que restringuen el uso de información sobre los consumidores tienen costos creen que éstos los asumen por completo las firmas. Sin embargo, los consumidores obtienen enormes beneficios del uso de la información.

Piense en todas las cosas gratis en la web: periódicos, motores de búsqueda, precios bursátiles, resultados deportivos, mapas y mucho más. Tan sólo Google tiene más de 50 servicios gratis, todos ellos financiados por la publicidad segmentada basada en el uso de la información. Si se reducen los ingresos publicitarios y aumentan los costos, entonces se ofrecerán menos servicios gratis.

[Internet]Reuters

3) Si los consumidores tienen menos control sobre la información, entonces las firmas deben ganar y los consumidores deben perder. Cuando las firmas tienen mejor información, entonces pueden segmentar mejor la publicidad a los consumidores, que de esta forma obtienen información mejor y más útil más rápidamente. De igual forma, cuando la información se usa para otros propósitos —por ejemplo, en la calificación de crédito— entonces el costo del crédito para los consumidores disminuirá.

4) El uso de información es “todo o nada”. Muchos dicen que firmas como Google continuarán ofreciendo servicios incluso si se les restringue el uso de información. Esto es cierto en ocasiones, pero en estas circunstancias los servicios serán de inferior calidad y menos valiosos para los consumidores.

Por ejemplo, los motores de búsqueda puede hacer mejores búsquedas si saben lo que están buscando los internautas. (El “Quizás quiso decir….” para corregir palabras mal escritas es un ejemplo típico). Mantener un historial pasado de las búsquedas provee justamente esta información. Un menor historial de búsqueda trae consigo una segmentación menos eficaz.

5) Si los consumidores tienen menos privacidad, entonces alguien sabrá cosas sobre ellos que quizás les gustaría mantener en secreto. La mayoría de la información se usa anónimamente. Si se “saben” las cosas sobre consumidores, los que las saben son las computadoras. Esta noción es opuesta a la intuición; nosotros no estamos acostumbrados al concepto de que se puede saber algo y, al mismo tiempo, ninguna persona lo sabe. Pero esto es así en mucha de la información en la web.

6) La información se puede usar para discriminación de precio (precio diferencial) que puede dañar a los consumidores. Por ejemplo, sería posible usar un historial de compras anteriores para determinar qué consumidores podrían conceder un mayor valor a un determinado producto. Las implicaciones de los precios discriminatorios en general son ambiguas. Pero si la discriminación de precios posibilita que las firmas provean bienes y servicios que de otra forma no estarían disponibles (lo que es común en los bienes virtuales y en servicios como el software, incluyendo aplicaciones para teléfonos celulares) entonces los consumidores se benefician inequívocamente.

7) Si los consumidores supieran cómo se usa la información sobre ellos, se enfurecerían.Cuando algo (tomar alimentos en malas condiciones) tiene efectos dañinos para los consumidores, ellos acaban conociendo las fuentes del mal. Pero, a pesar de las advertencias de los organismos en defensa de la privacidad, los consumidores no se molestan en aprender sobre el uso de información en la web precisamente porque no pasa nada con la forma en la que se usa.

8) El aumento de la privacidad trae consigo más seguridad y menos riesgo. Lo opuesto es lo correcto. Las firmas pueden usar información para verificar la identidad y reducir los delitos y el robo de identidad en Internet. Por ejemplo, piense en cuando recibe una llamada de su proveedor de tarjeta de crédito para hacerle una serie de preguntas cuando usa la tarjeta en un sitio nuevo, especialmente cuando está de vacaciones. Si esta información no estuviera disponible, ocurrirían menos verificaciones y podrían aumentar los riesgos.

9) Restringir el uso de información (como exigir a las compañías que permitan a los consumidores “consentir”) beneficiará a los consumidores. De hecho, ya que el uso de información es generalmente benigno y valioso, las políticas que conduzcan al uso de menos información son por lo general dañinas.

10) La publicidad segmentada lleva a la gente a comprar cosas que no quieren o no necesitan.Esta creencia es inconsistente con la base de una economía de mercado. Una economía de mercado existe ya que los compradores y vendedores se benefician de las transacciones voluntarias. Si esto no fuera cierto, entonces sería más eficiente la economía planeada, y todos hemos visto cómo funciona.

Rubin enseña economía en la Universidad Emory.

Vía Stumbleupon

Acerca de

Ingeniero en Sistemas

Tagged with: , ,
Publicado en Tecnología
Ser maestr@ hoy
Información, recursos y opinión acerca de educación.


Visítanos
Encuesta
diciembre 2010
D L M X J V S
« Nov   Ene »
 1234
567891011
12131415161718
19202122232425
262728293031  
A %d blogueros les gusta esto: